3 nov. 2013

Thor: El Mundo Oscuro

Un póster horrible...
No sé si vale la pena hacer una reseña de Thor: El Mundo Oscuro, porque, la verdad, no hay mucho que decir; por mucho que los fans de Marvel, se empeñen en decirlo. Quizás sea así porque la primera película fue una ridiculez, y la popularidad de un personaje de tanto peso como Thor requería una rectificación. Esta rectificación ha venido de la mano del director Alan Taylor, que se ha hecho un currículo en series como Juegos de Tronos o Boardwalk Empire. Quizás por eso, porque al igual que Joss Whedon se ha crecido en el mundo de las series, esta sea la película de Marvel con un espíritu más cercano al de Los Vengadores.

Intrascendencia made in Hollywood.
La cinta resulta mucho más entretenida que el anterior título de Marvel Studios, la insulsa e innecesaria Iron Man 3, que adolecía de una intrascendencia absoluta. Este nuevo Thor, aunque también peca de cierta pequeñez en algunos momentos, viene a corregir esto con mucha épica y algunos acontecimientos que están llamados a marcar el futuro de Los Vengadores. Pero es esta sensación de que todo se hace para abrir camino hacia la próxima aventura del grupo lo que provoca que todo parezca carecer de importancia. ¿Que esa es la idea? Bueno, supongo que para gustos colores, pero entonces para qué esforzarse en disimular la lycra y los diálogos acaramelados de la escuela Stan Lee. Es decir, ¿si esto es mero entretenimiento pop (en contraposición a la saga X-Men, por ejemplo), para qué esa pátina estética de realismo?

Chris Hemsworth, un buen Thor.
Thor: El Mundo Oscuro, es una peli correcta en su conjunto, entretenida a veces y ridícula en algunos momentos. Acierta al poner a Thor en La Tierra pero está a la altura del peor péplum cuando centra la acción en Asgard. Es en la “batalla final” (porque hay una batalla final en toda regla) donde la cinta se asemeja más a Los Vengadores, y ahí hay diez minutos tan geniales como divertidos, a la par que absurdos, en los que los seguidores menos puristas se reconciliarán con los guionistas absolutamente. Porque si hemos venido a pasárnoslo bien, aquí lo hemos hecho.

En lo que se refiere a los guiños al universo Marvel, poca cosa, como nos viene acostumbrando el estudio incomprensiblemente desde Los Vengadores. Y lo poco que hay, está metido con calzador, especialmente las continuas referencias a la película de Whedon. Incluso el extra de los créditos no pega ni con cola, y parece rodado “aquí te pillo, aquí te mato”.

Hopkins aburre.
Así, que, repito. Thor: El Mundo Oscuro quizás no requiere una reseña. Quizás simplemente haya que verla y ya está, como uno ve un capítulo más de cualquier serie de televisión de esas que son todas buenísimas. Así que cuando me preguntan, “¿Qué tal la última de Thor?”, digo: “Bueno, pues una peli de Thor...”

PD: Por cierto, Bill Rayos Beta ya!

1 comentario:

  1. Esta es peor que la anterior tiene el toque Disney por todos lados todo lo convierten en burla y chiste no había visto película más mala que está definitivamente Disney está dañando tía está saga

    ResponderEliminar