Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

La prueba del clásico

Imagen
Si yo digo que me gusta “Médico de Familia” (Guillermo Fernández Groizard, 1995), no que me gustaba, sino que me gusta, ahora y siempre, como un clásico, como “Los Siete Samuráis” (Akira Kuroswa, 1954), ustedes pensaran que soy un esnob,o peor: que me hago el esnob. Pero hagan una prueba: cojan a una persona normal, y con normal quiero decir corriente (que no sea un esnob ni se lo haga, ni tampoco lea a Nietzsche habitualmente), y prepárenle una sesión de “Médico de Familia”, la primera temporada, a ser posible. La idea, primero, generará rechazo. Después será tomada como una broma, y con humor será aceptada. Pero, poco a poco, el espectador se irá interesando por la trama, y querrá más (siempre suponiendo que no tenga nada mejor que hacer, pero doy por supuesto que la gente ve series porque no tiene nada mejor que hacer, en el mejor sentido de la idea). Hagan la misma prueba con “Los ladrones van a La Oficina” (Agustín Crespi, 1993). No funciona. Funciona con “El Príncipe de Bel-Air”…

Me gusta el lomo

Imagen
Muchos habréis oído ya hablar de la lomografía. ¿Qué es? Es muy sencillo: es la fotografía realizada con unas cámaras analógicas de juguete que se popularizaron en los 70 y los 80 y que, en algunos casos, permitían trabajar con carretes profesionales, de 120mm.

 Mi Holga 120 CFN
Lo que no es tan sencillo es explicar la pasión que hay por este tipo de cámaras. Más allá del fanatismo (o la moda) por todo aquello analógico, estas cámaras producen una serie de defectos que son precisamente la clave de su encanto: viñeteado, saturación del color, desenfoque... Y sobre todo, no tienen píxeles. A los que os hagan daño a la vista las impresiones de fotografías digitales que parecen montajes baratos de Photoshop o de las pantallas planas que dicen que se ven mejor pero que en realidad no, no se ben bien, me entenderéis. No sé cómo explicarlo mejor.

Fotografía realizada con un carrete enrollado al revés (¡hay cientos de posibilidades!)
Para ver las maravillas de la lomografía, lomo para los amig…

l'Autruche: diez años de cortos y un largo

Imagen
Hace 10 años, en 2002, Javier Heredia y yo creamos un sello bajo el que auspiciar nuestros cortometrajes: l'Autruche. Éramos jóvenes y teníamos ganas. Los que nos conocéis, ya sabéis como han ido las cosas: comenzamos con un corto demasiado largo, “Gracias por confiar en nosotros” (David González y Javier Heredia, 2002), y acabamos con un largo demasiado corto, “Los Maravillosos” (David González y Javier Heredia, 2009). Por el camino hicimos pocas cosas serias. Se ha tratado más bien de un camino de aprendizaje (“Shocked”, David González y Javier Heredia, 2004), de ensayo (“XY”, David González, 2004), de experimentación (“Walking Around”, Javier Heredia, 2003), de premios (“Cosa dolenta, fora del ventre”, David González y Toni Benages, 2009), de inspiración (“Asma”, David González, 2006) y, vale, de cachondeo (“Subnormal Activity”, David González, 2010).
Por el camino hemos conocido a mucha gente, casi toda muy buena gente, y casi toda muy dispuesta: actores, técnicos y simplement…

El post-it del día: Cíclope

Imagen
De pequeño me gustaba Cíclope. No sé si por su estilizado flequillo por encima del visor (sí, el Cíclope de los 90), por su poder mutante o por su novia. Me gustaba más que Lobezno, lo siento. Siempre lo vi, a Lobezno, un poco inútil desde el punto de vista logístico. Me parecía mucho más destructor el rayo de Scott que las garras de Logan. He de reconocer que con el tiempo Cíclope fue perdiendo gancho, llegando a su anticlímax en la película “X-Men” (Bryan Singer, 2000), en la que, no sólo da pena el actor (como actor), también el personaje merece que le den dos toras de La Cosa. En fin, que sí, que me quedo con Lobezno, pero ahí dejo mi homenaje a un infancia de rayos carmesí y novias de pelo rojo.

Las bambas de Michael J. Fox

Imagen
Hace ya unos años que me compro bambas blancas. No sé porqué, y hace tiempo que me lo pregunto. Parece una nimiedad, pero no lo es.

Primero pensé que simplemente estaba un poco cansado de bambas negras. Después creí que se trataba de cierta añoranza ochentera. Me estaba acercando, pero aún no había dado en el clavo. Todo volvió a mi mente revisionando “Regreso al Futuro” (Robert Zemeckis, 1985). Ahí estaba Michael J. Fox, con unas Nike blancas con el logotipo en rojo, en grande. Yo no quería unas bambas blancas: quería las bambas de Michael J. Fox.
Hasta ahora me había comprado algunas bambas blancas, y lo más cerca que había estado de las de Michael fueron unas Nike en blanco y azul. Las típicas, ya sabéis. Pero en lo más recóndito de mi subconsciente sabía que algo no andaba bien.
Tras ver la película, procedí con la búsqueda de las bambas de marras. No fue fácil. Tuve a gente trabajando en ello. Y ahora ya las tengo y duermo aliviado. No son exactamente las mismas, vale. Se ve que …

UN MUNDO DE SONIDOS SIN COPYRIGHT

Imagen
Somos muchos los que nos dedicamos al cortometraje amateur. Muchos dicen que por amor al arte, aunque yo creo que también un poco por vanidad. En esta parcela artística tan gratificante y frustrarte a la vez (problemas de producción, distribución, promoción...), algunos os habréis encontrado alguna vez con el muro del copyright, sobre todo en referencia al audio y especialmente con las bandas sonoras, donde se mueven las mafias mejor organizadas. Tal y como están las cosas, no podéis pretender hacer un corto con una canción “robada”, presentarlo en algún festival y salir de rositas. Vale, uno se sale con la suya la mayoría de las veces, pero puede ser que el próximo pato lo pagues tú. El objetivo de este post, en todo caso, no es urdir un ardid para esquivar temas legales, sino descubrir un nuevo campo de posibilidades riquísimo auspiciado bajo el sello de Creative Commons. O eso, o aprendes a componer.
Para las bandas sonoras, os recomiendo webs como Jamendo, donde podéis encontrar u…