19 jul. 2014

Degenerado

Una portada exquisita
A estas alturas un servidor se muestra bastante desconfiado a la hora de afrontar la lectura de una novela gráfica, en el peor sentido del término. Seamos sinceros, se han vendido muchas motos bajo ese sello. Así llegó a mis manos Degenerado (Dibbuks, 2014), de Chloé Cruchaudet, avalado por un ristra de premios (entre ellos el del público en el Festival de Angoulême y el de la ACBD) que, en realidad, no hicieron más que aumentar mi recelo. Sinceramente, mi relación con los tebeos multipremiados ha sido habitualmente decepcionante.

Así comencé la lectura de Degenerado, y las primeras páginas no hacían más que acrecentar mis sospechas: un tedioso juicio al estilo “basado en hechos reales”, una manida historia de amor y la Primera Guerra Mundial, que estalla separando a la pareja protagonista. Quizás sólo el espléndido y expresivo dibujo de Cruchaudet me empujó a seguir avanzando, afortunadamente. Y digo “afortunadamente” porque unas veinte páginas después, tras esta especie de introducción que a mi entender resulta desafortunada, el cómic toma un giro interesante y su autora muestra unas cartas que había guardado. Es entonces cuando la historia se acerca más a los personajes, y cuando una trama superficial de amor y guerra se revela en realidad como un retrato de horrores y pasiones ocultas. La breve escena en las trincheras que marca este punto de inflexión, en la que el protagonista toma consciencia de que ese no es su lugar, es brillante y muy potente visualmente. La viñeta que abre el fragmento, un perturbador plano del soldado defecando en medio del campo de batalla, no sólo resulta hipnótica, sino que además nos da algunas pistas de lo lejos que está dispuesta a llegar la autora.

El soldado huye del ejército francés y vuelve junto a su amada como un desertor. Obligado a esconderse de la policía, vive encerrado en un pequeño piso de París hasta que el tedio se apodera de él. La pareja, entonces, decide buscarle una nueva identidad al protagonista para que, al menos, pueda salir a estirar las piernas. Así, Paul se convierte en Suzanne, y comienzan a dar pequeños paseos por la capital, como dos amigas más. Fascinado por el ambiente del París de los años veinte y por el poder de seducción que Paul descubre dentro de sí mismo, su transformación en mujer resulta cada vez más perfecta. No sólo mejora su destreza a la hora de maquillarse y vestirse, también depura su refinamiento al andar y expresarse.

El mundo que Paul descubre le aleja cada vez más de su amada, que vive una existencia anodina que va del trabajo a casa y de casa al trabajo. Paul, en cambio, como Suzanne, conoce el libertinaje y el desenfreno que esconde París de noche. El desertor frecuenta fiestas y orgías al aire libre, mientras el distanciamiento con su compañera es cada vez más notable. Louise, su amada, es incapaz de entender la actitud de su marido y se siente sumamente frustrada. Paul, por su parte, ansioso de dar rienda suelta a sus deseos ocultos, se convierte en una persona irascible y frívola. La tensión aumenta hasta un final dramático.

Basada en un ensayo que reproduce una historia real, Degenerado es un cómic fascinante, que atrapa al lector sumergiéndolo en un mundo morboso y prohibido. El personaje principal resulta muy seductor y el lector no podrá más que sentir compasión por la paciente Louise. Todo ello dibujado con una delicadeza exquisita y una narración clara, capaz de acercarse al terror especialmente en las escenas oníricas. El blanco y negro, salpicado con unos tonos en rojo que toman sentido al final del libro, no hace más que redondear la estética en la que se ubica la acción.

Pese a las dudas iniciales, Degenerado es una novela gráfica arrebatadora, perfecta en muchos sentidos. Mezcla adecuadamente los acontecimientos históricos, la vida cotidiana del París de la época, con el complejo mundo interior de los protagonistas y lo que sucede en ese pequeño apartamento. La historia de amor acaba quedando en segundo plano para convertirse en una historia de amor propio, una batalla que cada personaje libra en su interior a su manera. Una historia prohibida, pero a la vez llena de ternura. Uno de los cómics del año, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario