16 ago. 2014

Los Guardianes de La Galaxia: el blockbuster definitivo

por David G. González
Los Guardianes de la Galaxia ha llegado a los cines después de una gran campaña de marketing y envuelta en buenas críticas, sobre todo del fandom comiquero. Normalmente, desconfío de las grandes campañas de marketing, pero desde un buen principio me dio la impresión de que esta tenía algo especial, que no era como las otras. Las estrategias publicitarias suelen ser ajenas a las pelis y se dan por supuestas. Es decir, que estamos produciendo Harry Potter: le damos un presupuesto millonario a unos creativos y que vayan haciendo carteles. Que estamos produciendo La cabaña en el bosque: no nos gastamos mucho en publicidad porque apenas ganaremos unos milloncejos. Con Los Guardianes de la Galaxia parece que algún trajeado de la productora, en algún momento, vio lo que James Gunn, el director, se traía entre manos. Y pensó: “Lo vamos a petar. Saca la pasta”.

En serio, no puedes decir que Los Guardianes de la Galaxia no te gusta. Quedarás como un gafapasta de postín o un tipo triste. El verdadero intelectual, el hipster seminal, el adalid de la cultura pop, verá que aquí se ha llevado el cine a otro nivel. Hemos cambiado de teorema, año 1 después de Rocket. Gunn ha consolidado el blockbuster de autor, el hedonismo para toda la familia, un noveno arte en el que no importa tanto hacer una película como hacerlo pasar bien. Los Guardianes de la Galaxia se vive al momento. No importa qué ha pasado antes, ni siquiera qué va a pasar. No tienes tiempo de pensar en nada de eso porque te lo estás pasando bien, y cuando te lo pasas bien no piensas.

¿Puede una película ser para todo el mundo? ¿Puede satisfacer todos los intereses? James Gunn lo ha conseguido. Para empezar, nos convierte a todos en niños, con una escena a lo Spielberg que arrancará las lágrimas de los más sensibles. Ahí hay nostalgia y años 80 en vena, así que a los eternos adolescentes de la época de Narajito ya nos tiene en el saco. Por otro lado, ha hecho una peli con un mapache gamberro y un árbol, llena de tipos azules y verdes y rojos, así que ya tiene a los niños también. Para los que necesitan bromas inteligentes, el gag sobre Pollock no tiene precio. Y a los que les guste el humor guarro a lo American Pie, pues la misma broma sobre Pollock funciona igual. A aquellos a los que sólo les interesan las pelis de acción o las naves espaciales, aquí también tienen una buena ración. Hay guiños para los amantes del cine, como la coña sobre Kevin Bacon o el cameo de Lloyd Kauffman. Y los fans de los tebeos también tienen tela que cortar (sólo la mera presencia de Yondu ya da para una precuela). Gunn transgrede los límites preestablecidos por Hollywood y deja la seriedad aparcada. Se comporta como un adolescente y hace bromas freakies que funcionan como chistes para todos los públicos. Y aquí el cómic de superhéroes se trata con la normalidad que se merece, como un producto cultural más, sin barreras ni prejuicios. Es la peli total. Es el blockbuster definitivo.

¿Y qué decir de la escena postcréditos? En serio, es un subidón. En veinte segundos, casi sin guión y con un diálogo escrito en la taza del water, la escena arranca las sonrisas, las lágrimas y casi el corazón de media sala. Al sentir la reacción de la gente, vi lo hondo que había calado el fantaterror en nuestra infancia y en nuestros padres. No sólo de los aficionados al cómic, también de esa generación afortunada de los 80. Con esos veinte segundos, Gunn consigue lo que J.J. Abrams no consigue en las dos horas de Super 8: hacernos recuperar la ilusión por ir al cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario