1 feb. 2012

El indio

Texto y foto: David G. González
Había acabado en aquella playa no sabía exactamente cómo, pero algunas botellas vacías le daban una pista. Debían de ser las diez o las once de la mañana, posiblemente era domingo, y hacía un agradable frío otoñal. No se veía un alma y era, sí, un buen sitio en el que estar. Se encendió un pitillo y se sentó en la orilla a mirar el mar, sus olas y su horizonte. Un hora después, algo repentino le hizo girar la cabeza, como un soplo en el cogote. Pero tras él no había nada ni nadie, y más allá sólo una colina peinada de matojos secos. Pensó en indios y vaqueros, moros en la costa; él, con su arco y sus flechas, cualquier tiempo pasado... “¡Bah!, no es nada”, y volvió a su pitillo y su mar. Pero sí era algo: era un apache que, atrincherado tras la colina, le apuntaba con una flecha directo al corazón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario