23 may. 2015

minireseña: MAGGIE

Siento deciros que la muy esperada Maggie (Henry Hobson, 2015), protagonizada por  Arnold Schwarzenegger, no es una peli de miedo. Lo siento por el fandom, porque tenía muy buena pinta.

Maggie, prometedora ópera prima de Henry Hobson, es un drama sobre enfermedades terminales de pies a cabeza. Sí, aquí la enfermedad es un virus zombie, pero bien podría ser un cáncer o alguna enfermedad infecciosa.

Lo que nos ofrece Hobson es un drama seco y tosco que, si bien a veces deambula por el tópico, ofrece algunos momentos brillantes; sobre todo en lo sentimental, aunque también en lo estético. Y es que una fotografía deudora de Malick y Mann engrandece una historia que en realidad es pequeña, tan pequeña como su protagonista y tan impotente/imponente como su padre, un excelente (en su limitación)  Schwarzenegger.


No hay comentarios:

Publicar un comentario